La mala fé de las cigarras

Sabías que las cigarras podrían volverse “locas por el sexo” y perder sus genitales y abdomen

Las cigarras, un ruidoso insecto que es inofensivo ya que carece de mandíbula y no puede morder ni comer, se alimenta a través de un apéndice que le permite succionar raíces de las raíces de árboles.

Lo curioso de esta especie es que tienen cierta “mala fé” luego que se ven contagiadas por un hongo latente el cual solo afecta al macho de la misma.


El hongo latente Massospora cicadina resurge junto a las cigarras periódicas. El hongo solo infecta a los machos. Hace que el abdomen y los genitales del insecto se caigan, dejando una masa de materia fúngica. Esto también los vuelve “locos sexys”, pero no es para aparearse. En cambio, el macho comenzará a imitar los sonidos que hace una hembra para atraer a otros machos. A partir de ahí, el único propósito es propagar el hongo a más machos en la cría. Los científicos creen que aproximadamente el 5% de las cigarras pasan por esto.